2018, el año de La Justicia

 

 

Como todos los años en la última entrada del año analizamos las predicciones que la numerología y el tarot nos ofrecen. El año que llega, el 2018, es el año 11 y también el año 2. Para calcular este número sumaremos todos los dígitos del año: 2+0+1+8=11. Si además sumamos los dos unos del once nos dará 2. Estos dos número se corresponden, respectivamente, con los arcanos de La Justicia y La Sacerdotisa.

EL 2018 SEGÚN LA NUMEROLOGÍA

 

Primero analizaremos el significado de estos dos números y su relación numerológica. Empecemos por el 11. Para los conocedores del tema, en numerología el 11 es considerado un número maestro. Eso nos dice que el año no debería finalizar sin pena ni gloria. Que podremos ser testigos de eventos importantes tanto en el campo científico como el humanístico y filosófico. Dicho número habla de intuición, arte, poesía, revelaciones e inventos. Describe a aquellos que son capaces de alcanzar la “iluminación”. Según Pitágoras el 11 es la suma de todo lo que existe en el mundo material.

El  2 representa todo lo que fluctúa. El romance, los afectos, la colaboración con los otros, los apoyos y las emociones. Es la vibración de la pareja, la diplomacia, la amistad, la confianza y la búsqueda perpetua de nuestra alma gemela. Así que es un año donde el otro será muy importante, sea la pareja, el socio, la empresa, etc.,

 

Si integramos los dos número podremos decir que se presenta un año lleno de innovaciones y de grandes eventos que nos beneficiarán, y que en un plano más intimo las cosas entre dos serán muy positivas.

 

EL 2018 Y SUS ARCANOS

 

 

“El bien que haces a los demás, te lo doy. Lo que no das, te lo quito”

Durante el año 2018 nuestro deseo de sentirnos plenos, de expresar nuestras cualidades de manera genuina, será esencial. Es un momento en el que nos conectamos con nuestro deseo de estar en paz, en armonía y en equilibrio con todo lo que nos rodea. Será una año ideal para que expresemos las cosas que tenemos guardadas y para que limpiemos todo aquello que nos bloquea, tanto a nivel intrapersonal como a nivel interpersonal.

 

A lo largo del año seremos conscientes de la capacidad que tienen nuestras palabras y la forma que empleamos para expresar lo que sentimos. El Arcano de la Justicia está aquí para recordarnos que toda acción tiene su reacción, y que la relación causa-efecto es muy importante en nuestras vidas, aunque no sea definitiva.

La Justicia en el tarot no nos habla de los trámites burocráticos terrenales, nos habla de la justicia divina, de la justicia moral y ética. Esta carta lo que nos quieren dejar claro es que a cada uno le llega su merecido, tarde o temprano. Tiene grandes connotaciones mágicas y kármicas, este será el año en el que muchas personas verán recocido su valor, y se hará justicia, en su justa medida.

 

Y como siempre para en el tarot da la “casualidad” que también es el año de La Sacerdotisa, que es un arcano muy conectado con La justicia, como nos cuenta el mismo A.E. Waite en su libro Las Claves del Tarot, ambas comparten asiento, ya que las dos columnas entre las que se acomodan son esencialmente las mismas, mientras la Sacerdotisa es la Gran Madre espiritual, la que conoce todos los recovecos del alma humana, La Justicia es una representación de una madre poderosa que tiene el poder de decidir entre el bien y el mal. La Sacerdotisa eleva el poder de lo femenino, mientras que la Justicia lo sirve.

En este año que llega los dos arcanos hermanados harán que sea un año de grandes cambios, sobre todo en el papel de la mujer y lo femenino en la sociedad. Podrá haber grandes revelaciones en varios campos y sobre todo en el de la lucha social feminista.

El poder de la mujer se verá como algo natural y no algo amenazante, a partir de este año. Tenemos que tener en cuenta otros dos arcanos, pero en menor medida, como son La Luna y La fuerza. La Luna, porque es el arcano 18 y La Fuerza porque en el tarot de marsella es el número 11. Estos dos arcanos sumados a los dos anteriores no hacen sino que rectificar la inmensa influencia de lo femenino. La Fuerza representa el coraje para controlar nuestros instintos, representa la fuerza de voluntad, que es la más grande de las fuerzas del ser humano y La Luna, nos indica que en este 2018 muchos secretos saldrán a la luz, los engaños y las emociones turbulentas, los miedos a lo irracional por fin podrán ser vencidos, gracias a nuestra intuición y nuestro valor.

Un gran año, el que comienza, estoy segura de ello. Espero que lo disfrutéis mucho, que sepáis tener la balanza en la mano para juzgarlo, la sabiduría para entenderlo, la fuerza para sobrellevarlo y la intuición para superarlo.

 

¡Feliz Año 2018!