2019: el año de El Colgado y la Emperatriz

Acaba de terminar el año 2018 de la Justicia y entramos de lleno en el año de El Colgado y La Emperatriz, el 2019.

Para empezar a hablar sobre el Arcano que regirá el 2019 y El Arcano Sombra, es necesario realizar la numerología de este año, año 12, que nace de la suma de:

2+ 0 + 1 + 9 = 12

El 12 es el número asociado a la carta XII llamada El Colgado o El Ahorcado y si seguimos reduciendo nos da 3, de la suma 1 + 2 = 3, conocida como la carta Sombra, asociado al arcano III que es La Emperatriz porque energéticamente influye sobre la anterior carta.

El  Colgado simboliza los sacrificios y el altruismo. Estas acciones al ser realizadas desinteresadamente el sufrimiento no es tal, sino más bien una purificación espiritual que nos hará mejorar como seres humanos.

El año 2019, nos impulsará a aceptar nuestro destino, al reconocer con facilidad aquellas señales que poco a poco hemos ido recibiendo previamente y que ahora cuadran hasta plasmarse en una realidad.

Sentiremos que aquellas inquietudes que han despertado en nuestro interior florecen ahora en busca de algo nuevo, hambrientas de vida y nuevas esperanzas.

Es muy posible que cambiemos de trabajo, que seamos capaces de sacrificar un puesto fijo pero que no nos llena nada, por otro quizá más inseguro pero que ha conseguido despertar la pasión que dormitaba en nuestro interior desde hace tiempo. Es un año de despertares, de darse cuenta de lo que verdaderamente queremos, parecerá un sacrificio, pero en realidad será una liberación.

Los mismos problemas pueden presentarse a nivel afectivo, donde el amor no correspondido termine siendo consecuencia de nuestra falta de decisión e interés. La pasividad se puede convertir en nuestro peor enemigo, tanto frente a los demás como frente a nosotros mismos.

Aquí es donde debemos detenernos y, al igual que este personaje, debemos recopilar y reflexionar sobre cada una de las preguntas que nos dejó este 2018 como: ¿Por qué yo? ¿Qué lecciones aprendí? ¿Qué solté o qué me toca soltar? ¿Cómo me perdono? ¿Es realmente sacrificio? Son algunas de las preguntas que, quizás, nos puedan servir como referencia.

En un aspecto positivo El Colgado refleja el concepto máximo de amor, el incondicional, aquel que nace y crece de la entrega absoluta. Llegar a este estado puro supone que realmente hemos incorporado a nuestro ser la palabra sacrificio.

Como todo en la vida, este arcano tiene una carta Sombra, y en este caso es la maravillosa Emperatriz. (arcano III)  una mujer que se presenta ante el mundo completamente empoderada por su conexión con la naturaleza. Ella como Madre Tierra, como madre nutricia representa la conexión con el mundo exterior, la generosidad pura, la creatividad, la producción y el inicio.

En este contexto podemos observar que la influencia de la Emperatriz será la de la conexión con el mundo físico, con la Naturaleza y la Madre Tierra. En ese aspecto se podrán observar cambios en la protección de la naturaleza, una conciencia mas ecológica y protectora ira instalándose en la sociedad. Mientras los individuos se sacrifican por un bien común mas alto que en este caso es la misma sociedad, su entorno y la naturaleza.