Cómo es Leo, el signo del sol.

Leo_foto

Leo es el quinto signo del zodíaco y está regido por el Sol. Es aquí donde el zodiaco alcanza su máximo esplendor. Los nativos del signo Leo son personas muy creativas que necesitan expresar sus emociones. Desean mostrar su talento, dejar un legado por el cual ser recordados. El signo Leo, como signo de fuego, pone énfasis en el desarrollo del ego. Leo se siente preparado para ejercer poder e influir irradiando fuerza. El signo Leo cree en él mismo y esto es la base de su autoestima. Busca vivencias que le ayuden a encontrar y mostrar quién es él. Leo busca ser el rey de su propio reino. No le importa arriesgarse, poniéndose a prueba si con ello puede expresar y representar quién es ante los demás. Está buscando una identidad diferenciada, la auténtica expresión de él mismo para poder gritar: “Yo soy”. En este camino hacia la autenticidad hay sinceridad, coraje, egoísmo y exhibicionismo infantil.

En general los Leo son uno de los signos del zodiaco de lo más sorprendentes. Tienen un carácter que gusta a todos y suelen estar siempre rodeados de personas, ya sea por las energías y el empeño que le ponen en todo o bien por las palabras sabias que suelen tener.

Su regente el Sol

Su regente, el Sol, le aporta confianza en sí mismo, y también  le hace sentirse el centro del mundo. Desde ese punto irradia fuerza y energía hacia los demás y tiene fuerza de atracción. Cree en él mismo y desea dominar o influir sobre las personas que tiene alrededor. Leo es un signo de fuego, dominado por el Sol, que representa la fiereza y la fuerza que hay en ellos. El Sol es la mayor fuente de vida que tenemos, igual que los Leo para las personas que tienen a su lado, a quienes devuelven las sonrisas cuando las pierden por algún motivo. Son personas con un gran potencial en su interior, pero son muy humildes, lo que no siempre refleja lo que son por dentro. Son personas que suelen cuidar mucho de ellos mismos, así como de las relaciones que tienen con las otras personas. Son optimistas y de carácter abierto, lo que les facilita las interacciones con los amigos y las nuevas personas que conocen. Siempre tienen a su familia o sus amigos al lado y a quienes muchos suelen recurrir cuando tienen un problema, ya que son capaces de hacer análisis de las situaciones rápidamente y dar los mejores consejos.

Características

Cuando un Leo es poderoso y entra en escena, todo el mundo lo nota. Este es un signo caracterizado por el drama, pero que al mismo tiempo es social, creativo, y tiene suficientes cualidades para ser atractivo. Es casi imposible de resistirse a un Leo, el cual es un signo de fuego que tiene encanto y seguridad de sí mismo. En cuanto al tiempo que uno debe que pasar con la familia y los amigos, al igual que en el trabajo, Leo aportará mucho. Los Leo son personas muy ordenadas en general y cuando tienen una relación de amor con la persona ideal, lo darán todo por ella. No es un signo al que se le deba pedir esfuerzos para hablar sobre sus sentimientos, pues son abiertos y se expresan con claridad. Las relaciones con ellos suelen ser de las mejores, pero también son personas muy testarudas y pueden tener un carácter fuerte. Por ello, cuando quieren encontrar pareja, los Leo miran que esta persona con la que se quieren unir sea lo mejor para ellos. Esta persona debe ser paciente y saber escuchar, a la vez que demostrar sus sentimientos hacia Leo y hacia la relación. Su vida privada y su familia es algo que no van a dejar por nada ni por nadie. Son personas de confianza, les gusta ayudar a los demás y siempre tienen una sonrisa para los suyos.

Expresión negativa y desarrollo del signo Leo

Si en lugar de ofrecer generosamente su luz pretende brillar para ser admirado caerá en la sobrevaloración, escondiendo detrás de la apariencia de seguridad un complejo de inferioridad. En situaciones en que los demás no le elogien o no le devuelvan la imagen que él pretende proyectar le costará admitir su fracaso. Es difícil para el signo Leo mantener contactos con aquellos que no le valoran.

Cuando se reconozca parte de una totalidad comprenderá que cada ser humano es de igual importancia y nadie es mejor que nadie. Expresarse, sin necesidad de representar papeles ni falsos egos, le acerca a la verdadera autoconciencia. Ya ha pulido el orgullo y no se comporta de una manera jactanciosa para impresionar a sus semejantes.

El signo Leo nos aporta la necesidad de asumir riesgos personales. También nos aporta el mostrarnos sin miedo al ridículo de una manera auténtica y reconocer que podemos decir en voz alta quienes somos. El mundo necesita de esa parte especial que poseemos cada uno de nosotros, valiosa, porque es única. Ninguno de nosotros podemos arriesgarnos a pasar por el mundo sin salir a escena.

Las cualidades del signo Leo

Leo: fuerza, autoestima, cordialidad, iniciativa. Hacer lo que se piensa. Posición personal frente a la sociedad. Poderes internos. Irradiación hacia el entorno.

Leo en el trabajo

En el sector laboral Leo necesita poder expresarse y aportar lo máximo de sí mismo. Puede ser más adecuado para él ser el jefe más que el empleado. Pero tampoco significa que todas las personas con el Sol en Leo tengan que mandar sobre los otros; la carta natal es mucho más compleja que eso. De todas formas sí que intentará ganarse el respecto e influir, tomar decisiones y si se puede divertir trabajando mejor que mejor.

Leo en las relaciones

Leo es un buen amigo, cálido, entusiasta, fiel y con ese punto de ingenuidad que lo hace tan agradable. Le gusta ayudar a sus amigos y es generoso con sus sentimientos. Tiene necesidad de amar y ser amado, esto lo puede expresar en el flirteo, aunque solamente como un juego. Y ya en una relación seria el otro ha de demostrarle admiración y valoración; entonces, Leo, dará lo mejor de sí mismo.

Leo en la mitología

La constelación de Leo representa al león Nemeo.

Constelación de Leo

Constelación de Leo



La primera de las doce misiones de Heracles (Hércules en la mitología romana) era matar al león Nemeo y despojarle de su piel. El poderoso y temido león tenía aterrorizados a los habitantes de Nemea. Su piel era tan gruesa que resultaba invulnerable a cualquier arma. Pero Heracles encontró la forma de matar al león acorralándolo en su propia guarida y estrangulándolo. Utilizó las garras del animal para desollarlo y utilizó su piel como armadura desde entonces. Zeus, quien admiraba la fortaleza y resistencia del león, lo inmortalizó con su propia constelación.