Encuentra tu propósito

proposito

 

En los tiempos que vivimos en los que prima la comodidad, el materialismo, la velocidad y el estrés, muchas personas se sienten perdidas, aturdidas, sin saber muy bien las razones por las que hacen las cosas, ni las razones de por qué viven la vida que viven. Pareciese que las personas viven sin pensar, no se toman el tiempo suficiente para las “grandes cuestiones” de la vida. ëstas preguntas que acompañan a la Humanidad desde los comienzos son siempre básicamente las mismas: ¿Quién soy? ¿Para qué estoy aquí? ¿De dónde vengo? ¿Para qué?¿Es la vida simplemente esto?.

 

A lo largo de la Historia filósofos y religiones han intentado responder a esas preguntas, y naturalmente la ciencia juega un papel importantísimo en las respuestas.

 

Las personas hoy en día buscan las respuestas ya dadas en los medios, en la televisión o en las revistas. No son respuestas verdaderas, ya que ya vienen dadas por otros. La verdadera respuesta a todas las preguntas está en el interior de la persona. Cuando una persona se plantea su destino, más allá de un destino “material” cuando mira al cielo estrellado por la noche y le conmueve esa inmensidad y se pregunta si habrá algo más…La solución no estará ahí fuera, sino dentro en su universo interior. la respuesta es “esotérica” por lo que se refiere a un ciencia interior, una ciencia oculta que se puede ocupar del espíritu y del alma. A día de hoy tales, preguntas puede parecer que carecen de importancia, cuando la ciencia exotérica ha avanzado tanto y tiene respuesta a millones de preguntas.

 

Encontrar el propósito vital, es uno de los viajes más importantes para la realización como ser humano. Ya el oráculo de delfos aconsejaba : conócete a tí mismo. y para conocernos es importante saber qué es lo que de VERDAD queremos en la vida.

 

Para saber que es lo que queremos, cual es nuestro propósito vital es fundamental mirar en nuestro interior, y analizar qué cosas son hacen más felices y qué cosas se nos dan mejor. Debemos buscar los dones con los que vinimos a la Tierra.

 

Cada uno de nosotros vino a la Tierra con un “set” de dones, para poder dar y contribuir al crecimiento del planeta y de sus habitantes, es lo que se llama dharma. Por ello, debemos seguir la voz de nuestro interior, porque ahí reside la verdad de nosotros mismos. A lo largo de nuestro camino nos encontraremos con circunstancias y personas que tratarán de alejarnos de esta misión, pero si eres fiel a ti mismo a tus sueños e ideales, no habrá persona ni circunstancia que logre su fin.

 

Para ayudarnos a visualizar, y para poder encontrar nuestro camino dharmático el uso del tarot es muy aclaratorio. El tarot con el poder de sus imágenes arquetípicas, su conexión con el inconsciente, y con su valor visual, podrá darte las claves para que tus dones y el propósito divino florezca en tu vida. Es también la guía a seguir si pensamos que nos hemos desviado del camino correcto o si simplemente no sabemos por dónde ir.

 

Un tarotista podrá con tu ayuda analizar los arcanos y guiarte por senderos que en realidad tu alma ya conoce, pero que tal vez tú no has podido ver todavía. En ese caso el tarot te ayuda en el trabajo de “ver” en tu interior y de conseguir descubrir y encontrar el propósito vital divino que es la fuente de la felicidad. Porque no solo la belleza está en el interior, la felicidad también.

 

Ser feliz es una elección y no cuestión de azar. Algunos creen que la felicidad esta en el futuro o a la vuelta de la esquina y se estrellan, porque la felicidad está en el presente, en el aquí y el ahora. En el momento que uno reconoce su propósito y que ese es el propósito que quiere vivir en PRESENTE. La felicidad se instala, el contento se echa a dormir en el corazón.

 

Una vez que ya tenemos definido nuestro propósito o nuestra meta, debemos reservarla como un punto de luz que sobresale a todas nuestras demás prioridades, es un punto que te guía y que pase lo que pase está siempre visible ante ti.