Entropía inversa: El Amor Creciente



Antes de entrar en consideraciones sobre la entropía inversa nos conviene conocer algunos conceptos sobre el término entropía.


  • – La palabra entropía procede del griego (ἐντροπία) y significa evolución o transformación y es la magnitud termodinámica que indica el grado de desorden de un sistema
  • – En termodinámica, se entiende por entropía a aquella energía que existe en un determinado objeto o elemento pero que no es útil para realizar un trabajo o esfuerzo
  • – La entropía sólo puede incrementarse con el tiempo, y nunca disminuir. Puede ser concebida como la tendencia al desorden de todo sistema organizado, o como una medida de ese desorden, y de esta manera a medida que el tiempo pasa, todo sistema se vuelve más desordenado.
  • – El concepto de flecha del tiempo se refiere popularmente a la dirección que el mismo registra y que discurre sin interrupción desde el pasado hasta el futuro, pasando por el presente, con la importante característica de su irreversibilidad. Sin embargo, Julian Barbour, de la Universidad de Oxford, propone que el “tiempo empieza en un punto original y fluye en direcciones opuestas”.


La tendencia natural de nuestra conciencia es ir irremediablemente hacia el desorden y el caos tanto en el ámbito físico como en el espiritual pero esta flecha temporal fluye en dos direcciones opuestas: hacia el caos o hacia un equilibrio creciente o amor creciente.


Toda persona tiene la capacidad de amar. La capacidad de amar de un individuo es una variable dependiente del tiempo.


El amor es la fuerza más poderosa del Universo, nos da vida, nos alimenta y nos brinda seguridad. El Amor nos permite nacer, crecer, vivir, aprender, y desarrollarnos espiritualmente.


Sin el amor no podemos evolucionar. Todo lo que nos rodea  es manifestación del amor que nos ve crecer espiritualmente.


El valor del amor individual es la suma del nivel de amor proveniente de vidas pasadas, del amor recibido durante los primeros años de vida, de la  amabilidad del entorno donde nos desenvolvemos  y del nivel de consciencia del amor que poseemos.


Para invertir la flecha temporal aplicaremos la entropía inversa de amor creciente, tomando conciencia del conflicto o perturbación existente, eliminando o regulando la perturbación y anticipándonos a la misma, con lo cual comenzamos a romper el equilibrio desestabilizador y avanzamos a un nivel superior de conciencia. Cuanto mayor sea el equilibrio, menores serán los fracasos o errores producidos y avanzaremos hacia el aprendizaje y el cambio de conciencia individual y colectiva.


Cuanto más amor menos caos.