Las parejas del Tarot: El Loco y el Mundo

foto-tarot-y-vida-febrero
 

El Tarot es una representación de la vida humana y como tal representa la pareja humana en sus múltiples formas y combinaciones. Los Arcanos Mayores así como las figuras, los palos y los números representan el orden genérico universal, el yin y el yang, la polaridad que todo lo llena en el mundo físico en el que habitamos. Para este post hoy nos hemos centrado en la pareja primordial, Adán y Eva, tal y como la estudia e interpreta Alejandro Jodorowsky en su libro La Vía del Tarot asociándola a los Arcanos del EL LOCO y EL MUNDO.

 

Jodorowsky ha establecido una interpretación sobre la lectura -en concreto del Tarot de Marsella- que trasciende otros autores, enriquece y da una visión mucho más avanzada que nos ayuda a comprender cómo una pareja va a fallar desde el principio, con un análisis previo del comportamiento a través de su interpretación en el Tarot.

 

Según su orden los podemos definir:

 

El Loco y el Mundo

el-loco-el-mundo
 

Estos dos arcanos representan el Alga y el Omega, son la primera carta y la última de los Arcanos Mayores, el primer y último escalón, con intensa referencia al Génesis y al Paraíso Perdido. Son los dos puntos sobre los cuales se despliegan todas las posibilidades arcanas. Esta pareja represente en este orden a la pareja primordial, cuando el Loco mira y se aproxima al Mundo (representado como una mujer desnuda rodeada de los cuatro elementos. Simboliza la energía primordial creadora inseminando a la mujer-materia. El Loco (el hombre, Adán) puede considerarse como la energía fundamental, sin definición, sin límites. Pero la energía creativa no es nada sin la energía material, la criatura. Por tanto esta pareja se complementa a la perfección, cuando el El Mundo (la mujer, Eva) se ofrece con su materia a la energía fundamental de El Loco.

 

Cuando estas des cartas salen una junto a la otra en este orden, evocan una pareja cuya energía va directamente a la realización, un proyecto emprendido que alanza el éxito, una concreción.

 

El Mundo y el Loco

el-mundo-el-loco
 

El orden es esencial, El Loco en el orden Mundo-Loco se aleja de aquél. El Mundo no es ninguna realización porque nada le precede. Supone un encierro para el Loco, un inicio muy difícil, pudiendo representar un parto que no va bien. El Loco huye y la mujer se queda inmóvil, mientras él se aleja corriendo, como una exhalación. Puede representar la situación en que una persona se queda obsesionada por su pasado sin dar ninguna energía a la relación presente. También puede indicar una relación en que la mujer resulta para el hombre demasiado grande para él. Para que funcione deben madurar y los dos protagonistas ceder a su atracción recíproca. El loco cambia entonces su lugar y se sitúa delante de El Mundo.