Los registros akásicos: lo escrito en el éter.

RA2

“Toda la materia perceptible proviene de una sustancia primaria o tenuidad más allá de la concepción, llenando todo el espacio, el Akasha o éter luminoso, que es interpretado por el Prana que da la vida, o fuerza creativa, llamando a la existencia, en ciclos sin fin, a todas las cosas y fenómenos”.

Nikola Tesla

Hace muchos años, cuando vivía en Alemania, entré en una tienda de muebles exóticos y antiguedades un sábado por la mañana. Mientras miraba una vajilla marroquí -que luego me compré- el dueño de la tienda entabló conversación conmigo. Siempre presto mucha atención a ese tipo de encuentros con “extraños” ya que siempre he pensado que la información que aportan a mi vida viene del Universo, de mi Ángel de la Guarda, o del mismo Destino. Y así ha sido siempre. Este encuentro no iba a ser diferente a muchos otros que he tenido, y todavía hoy, muchos años después, lo tengo grabado en la memoria.

 

Cuando me disponía a pagarle me sentó en su mesa, una mesa antigua y un poco destartalada que hacía las veces de mostrador y me habló de una biblioteca que contiene TODO el saber del mundo, todo el pasado, el presente y el futuro de todos y cada uno de los humanos que alguna vez han poblado la Tierra y la poblarán. Por supuesto que yo le miré fascinada y un poco incrédula, y le pregunté dónde estaba esa biblioteca. Me contestó: “Está en Akasha, es lo que mi pueblo cree en India”. Tomó un papel y un boli, y trazó el siguiente dibujo:

 

linea del destino

Primero trazó una línea recta y me dijo: “Esta es tu vida tal y como debería ser, tal y como deberías vivirla para ser un ser pleno y lleno de felicidad, con un propósito. Va desde tu nacimiento a hasta tu muerte”. Hasta lo que él llamó “destino”. “En cambio tú decides y eliges libremente cada día como vivirla y te alejas o acercas a tu vida “con propósito” en muchos momentos de tu vida, -la línea de puntos en el gráfico- esta línea se corta con al línea de tu destino y en esos momentos eres completamente feliz, y sabes que tienes un propósito en la vida. Al final, hagas lo que hagas, llegarás al mismo destino. Pero siempre es mejor vivir acorde a nuestro propósito vital. La información sobre tu propósito vital, y sobre tu vida ideal está escrita en el éter, en Akasha”. Cogí el papel, pagué mi vajilla marroquí y me despedí de aquel hombre tan enigmático. Nunca lo volví a ver, pero esa conversación me cambió para siempre.

Me hizo ver que aunque estemos destinados -o predestinados para algo- siempre tenemos también la opción de elegir. Me descubrió un mundo de espiritualidad y de consciencia.

 

Los Registros Akáshicos

 

Podemos decir que el Registro Akáshico es un espacio de la conciencia etérea donde está grabado todo el viaje de nuestra Alma. Sería algo así como un libro energético que contiene todas las experiencias de nuestra Alma, su sabiduría y Verdad acerca de lo que somos.

 

Este conocimiento siempre ha estado presente en la humanidad y existen muchas referencias acerca de los Registros Akáshicos. La reseña más antigua la encontramos en los textos Vedas. Unos textos sagrados de India, donde hace más de 5000 años ya se hacía referencia al término Akash, una palabra en sánscrito que significa éter o energía de la cual emana la vida. Después en diferentes tradiciones y culturas se ha hablado de este ancestral conocimiento. El cristianismo habla del Libro de la Vida, un libro que contiene la información de nuestro espíritu. En el budismo se ha denominado como Alma de la naturaleza. Los egipcios accedían al Templo del Alma. Los Mayas nos dejaron el Conocimiento del Tiempo, etc Es decir, diferentes nombres que hacen alusión a un mismo espacio donde está grabada la información de lo que somos. Un espacio de amor y comprensión profunda.

 

Ahora bien, ¿para qué abrimos este espacio? ¿qué aporta a nuestras vidas? Cuando accedemos al Archivo de nuestro Alma, logramos una comprensión absoluta de todo lo que nos rodea, una amplitud de conciencia, más allá de los límites de nuestra mente. Los Registros nos ayudan a dejar nuestras creencias a un lado para abrirnos a la sabiduría del Alma y ver las cosas desde ese prisma. Es decir, llegar al propósito que hay detrás de cada situación, relación, acontecimiento. Hacernos conscientes del aprendizaje y la oportunidad que con cada paso nos da la vida. Desde esta comprensión, aprendemos a crear acción en nuestra vida en vez de reacción. Salimos de la inconsciencia y automatismo en el que vivimos la mayoría, para elegir conscientemente y alinearnos con las Enseñanzas del Alma.

 

También hay que destacar que los Registros nos brindan un movimiento energético que nos ayuda a liberar bloqueos emocionales, creencias mentales, y todo aquello que interrumpe nuestro camino. La energía que recibimos es Amor es estado puro, la única energía capaz de disolver el miedo y traer armonía a nuestro interior.

 

¿A quién va dirigido?: Dirigido a todas las personas que quieran conocerse mejor, mirarse al espejo de su Alma, y traer luz y amor a aquellas áreas de su vida que quieran mejorar. No hace falta ningún tipo de trabajo previo, de experiencia. Tan sólo las ganas y la confianza de abrirse a este conocimiento y recibir la información y la energía. Se trata de trascender y no de quedarse anclado en los límites de la mente.

 

¿Cómo se desarrolla una Lectura? Cada vez que recibimos una lectura de Registros Akáshicos nos estamos abriendo a tres procesos importantes: – recibimos información a las preguntas o temas que queremos sanar ya que dificultan nuestro fluir en el “Aquí y Ahora” – sanación akáshica: la energía que desciende del Registro es una energía amorosa que produce una intensa y profunda sanación. De ahí que hablemos de un movimiento del Alma – dispensa kármica: liberación de creencias, patrones y limitaciones en nuestra vida.