Rituales de Alejamiento

Muchas veces en la vida nos encontramos con personas que no nos aportan. Pueden ser el tipo de personas que se denominan “vampiros emocionales” o “personas toxicas”. Esas personas esparcen una energía muy negativa, estresante y hasta se puede sentir su envidia físicamente. Es posible que tengas un compañero de trabajo, una cuñada o un conocido que te molesta, que sabes que habla mal de ti a tus espaldas, o que interfiere en tu paz. Con estos rituales se pueden alejar a las personas tóxicas de nuestras vidas.

 

Es importante al hacer estos rituales que no tengamos malas intenciones, la intención es LO MAS IMPORTANTE a la hora de realizar trabajos de magia. Una intención sana frente a las personas tóxicas es la del alejamiento, es desearles lo mejor, pero lejos de nosotros. Sin rencores ni acritud. Simplemente dejarles su libertad para que dejen de utilizar su mala vibración hacia nosotros.

 

A mí me gusta siempre empezar cualquier trabajo mágico pidiendo guía y auxilio a aquellos seres espirituales a los que siempre me encomiendo, pero cada cuál que haga lo que crea oportuno. Empezaremos el trabajo concentrándonos en la imagen de la persona que pretendemos alejar de nosotros. Hemos de estar muy seguros de lo que queremos conseguir y, sobre todo, de que lo podemos conseguir.

 

Mientras realizamos estos rituales vamos repitiendo de forma constante:

”(el nombre de la persona), me libero de ti”

Y mentalmente visualizamos como esa persona sale de nuestra vida. Lo podemos simbolizar como más nos guste, por ejemplo, viendo como esa persona camina hacia una puerta y, una vez que la atraviesa, sabemos que ya no va a volver, o cualquier otra imagen que represente ese alejamiento que buscamos.

Si realmente quieres que tu ritual sea efectivo, el momento adecuado para realizarlo es en una noche en la que la luna sea de cuarto menguante.

A continuación presentamos unos rituales fáciles y sencillos, con materiales de fácil localización.

RITUAL CONGELADOR DE MALOS SENTIMIENTOS

Podemos conseguir alejar a esa persona que nos molesta congelando los malos sentimientos que siente por nosotros.

Para llevarlo a cabo necesitarás:

    • – un papel,
    • – un bolígrafo,
    • – un vaso con agua
    • – una bolsa negra

1.- En primer lugar, escribe el nombre completo de la persona que quieres alejar de tu vida y dobla el papel en cuatro.

2.- A continuación, tienes que colocarlo en el vaso con agua y taparlo para, posteriormente, meterlo al congelador.

3.- Pasados tres días, saca el vaso del congelador, mételo en la bolsa negra y tíralo a una basura lo más lejana posible de tu casa. Con esta clase de conjuros se consigue que, paulatinamente vayamos siendo indiferentes para ese alguien que nos molesta.

 

También podemos usar la Defensa Helada

 

 

Ante personas o situaciones que nos dañan (un disgusto, una enfermedad, un enfrentamiento, una racha de mala suerte). Cómo se trata de poner simbólicamente en el congelador aquello que deseamos alejar. Puede ser a través de una foto, un objeto personal, un recorte de periódico o un papel en el que escribimos lo que deseamos paralizar. Todo puede ser congelado si es portador de malos recuerdos o mala energía.

RITUAL DE EXPULSIÓN 

Otra opción dentro de los hechizos que se podrían considerar inofensivos es ésta que representará la expulsión de esta persona de nuestra vida.

1.- Para realizarlo, lo primero es escribir el nombre de la persona en un papel y romperlo en tantos trozos como podamos y, después, los tiras al suelo.

2.- A continuación, coges la escoba y barriéndolos vas acercándolos hasta la puerta de tu casa para terminar expulsándolos.

3.- Una vez fuera de tu casa, que simboliza tu vida, los metes en el recogedor los tiras a la basura y sacas la basura de tu casa.

RITUAL DE SAL Y ALCOHOL

 

Para llevar a cabo este conjuro necesitarás:

  • – alcohol
  • – un frasco de cristal
  • – un papel
  • – un bolígrafo o lápiz
  • – sal fina

 

1.- Para empezar, llena el frasco de cristal con alcohol y diluye dos cucharadas de sal.

2.- Después escribe en un papel el nombre y los apellidos de quien te molesta y mételo dentro del frasco.

4.- Déjalo reposar durante quince días en un lugar que nadie lo vaya a tocar y que esté fresco, como un armario.

5.- Pasado este tiempo, tira el líquido por el inodoro y el papel a la basura.

 

Una vez realizado uno de estos rituales NO intentemos anular los buenos resultados del ritual con pensamientos negativos al respecto. Si hacemos un trabajo mágico para alejar a alguien de nuestra vida y luego no dejamos de recrearnos mental y verbalmente en lo mal que nos trata, las cosas horribles que nos hace, etc., lo único que conseguiremos será neutralizar el ritual y otorgar más poder a la otra persona.

 

También es recomendable que, cada vez que estemos cerca de esa persona, procuremos no sentir odio ni resentimiento. Es un sentimiento que solo daña a quien lo emite, al objeto de nuestro odio no le afecta lo más mínimo, repito, no le afecta.  Hasta que el ritual surta efecto, cada vez que os crucéis con esa persona, cada vez que os haga algo, digáis mentalmente y con pleno convencimiento: “Ya no tienes poder sobre mí, estás fuera de mi vida”, o alguna frase de similares características; repetirlo muchas veces, hasta que se convierta en una especie de mantra. Eso ayudará a ir desarraigando en vuestra mente la idea de que esa persona tiene el poder de haceros daño. Es todo cuestión de perseverancia.

 

Es importante, para finalizar, volver a remarcar que estos rituales deben hacerse con la intención de ALEJAR, no de dañar a nadie. Si los sentimientos nos dominan, o nos llevan a desear el mal a alguien, es muy probable que los rituales no obtengan un resultado adecuado. La cuestión es alejar de nosotros las malas energía, y si nos regodeamos del mal que se nos causa o nos obsesionamos con lo mal tratados que somos, es entonces cuando de verdad esas malas energías hacen mella en nosotros.