El Tarot y la Paz Interior

arcanos-mayores

 

En los tiempos que corren, en los albores de un nuevo milenio son muchas las personas que ignoran el verdadero significado de la paz interior. Un concepto milenario, que ha sido discutido, estudiado y debatido por sabios y filósofos del mundo entero en todas sus épocas.

 

Hoy en día, con el caos de la vida moderna, proliferan los libros de auto-ayuda y las enseñanzas de diferentes gurús que intentan responder a ese anhelo que el ser humano siente de estar en paz consigo mismo y con el mundo que le rodea. Y esa es la paradoja más absurda a la que se enfrenta la Humanidad en nuestros días, enfrascada en el modo de vida moderno, olvida las enseñanzas del pasado y se ve envuelta en una espiral de guerra y violencia que el progreso parece incrementar en vez de eliminar. Sería lo lógico pensar que a medida que evolucionamos como sociedad, también lo hacemos hacia la paz y la armonía, pero no es así. Y no es así fundamentalmente porque la cultura en la que nos vemos inmersos se basa en unos valores y virtudes que están muy alejados de lo que los antiguos griegos llamaban ataraxia o ausencia de turbación. Los tiempos modernos aumentan la turbación, la competición, el miedo y el estrés de tal forma que los seres humanos “olvidan” lo que es la paz interior, y que esa es la verdadera meta de todo ser humano. Pan interior y paz para el clan, para el mundo.

 

Vivir en paz, es un anhelo, como la búsqueda de la felicidad (al cual va muy unido) que se escapa del ser humano como el agua entre las manos.

 

En nuestro camino por la vida, podemos servirnos de ciertas guías que nos ayudarán a encostrar la tan ansiada paz. Es un viaje hacía el interior, el exterior nunca será el que nos ilumine, como ilustraba Platón con su caverna, el mundo exterior solo son sombras de lo verdadero.

 

El Tarot con sus imágenes y símbolos ancestrales de sus Arcanos Mayores, nos muestra el camino de El Loco hacía El Mundo, pasando por todas las etapas señaladas por las que puede pasar un ser humano en su viaje iluminado.

El Tarot se puede utilizar como medio de conocimiento, pues estas cartas son portadoras de profundos significados. Los arcanos mayores del Tarot simbolizan un camino, un viaje iniciático, un proceso de transformación; nos muestran a nosotros mismos en diferentes momentos o etapas de nuestra vida.

 

Los arcanos mayores cumplen la función de orientar. Se dice que los antiguos sacerdotes del Templo de Jerusalén ya interrogaban al oráculo con veintidós láminas muy similares a los modernos arcanos mayores. Respecto a los arcanos mayores, no hemos de considerar las cartas como entidades independientes, pues forman una secuencia. Los veintidós triunfos son una progresión, con un punto de partida (el Loco) y una llegada (el Mundo): cada triunfo se fundamenta en el anterior y abre el camino al que le sigue. Estos veintidós arcanos son veintidós etapas que tenemos que recorrer paso a paso para encontrar a nuestro ser verdadero, para alcanzar la sabiduría interior.

 

Vamos a emprender un arduo viaje, vamos a recorrer un difícil camino que empieza con el Loco y terminará con el Mundo. Los mensajes y consejos que nos transmiten las cartas nos van a servir para mejorar nuestra vida, nos van a ayudar a evolucionar.

 

Las cartas nos indican cuáles van a ser las consecuencias de nuestros actos y decisiones, nos dicen cuál va a ser el resultado más probable, es decir, las cartas nos marcan una tendencia, pero cada persona puede actuar para cambiar la tendencia que le marcan las cartas. Aunque a veces hay energías favorables o desfavorables a que te suceda algo determinado, siempre hemos de tener en cuenta la importancia de nuestras acciones.

 

Una vez consultadas las cartas, éstas nos mostrarán el camino a seguir. Nosotros siempre tenderemos la oportunidad de elegirlo o no. Ese es nuestro libre albedrío. En el camino hacia la paz interior la consulta a las cartas, y la posterior meditación de su significado nos abrirá puertas en nuestro interior, e iluminarán nuestro camino.

 

A veces una tirada, o la simple visualización de una carta que nos guste en silencio y recogimiento puede desencadenar ciertos procesos internos que nos pueden disipar las dudas y los miedos que nos atenacen. Esa es la verdadera magia del Tarot y sus arcanos, la magia de sus símbolos y como su invocación nos puede tranquilizar e inspirar.