La Sacerdotisa y sus mensajes negativos en tus lecturas: ¿por qué se repiten?

Las cartas del Tarot pueden salirnos repetidas en varias ocasiones porque no les hacemos caso a lo que nos dicen, ya sea porque no nos sentimos capaces de ello o porque no acabamos de comprender sus mensajes. Al no cerrar las etapas, estas siguen repitiendo sus mensajes negativos constantemente, con más o menos matices. Si, en tu caso, la carta que se repite es La Sacerdotisa y no acabas de entender bien por qué sucede esto, en este artículo te lo contamos todo.

 

¿Por qué se repiten las cartas con sus mensajes negativos?

 

Como hemos dicho, lo que nos preocupa más son los mensajes negativos de las cartas que se van repitiendo. Y esto se debe, básicamente, a que nos están alertando de situaciones que, al no solucionarlas, se van repitiendo con matices más o menos negativos. Y esto sucede porque no ponemos en práctica sus consejos y, por ende, no somos capaces de cambiar la situación. Por ello, aunque sepamos mucho del Tarot, cuando nos encontramos con una de estas situaciones, es esencial que consultemos con un vidente profesional. Esta persona es la única que lleva mucho tiempo dedicada al estudio del Tarot y nos puede ofrecer una experiencia que, seguramente, nosotros no tendremos.

 

Conocer bien las cartas para evitar bucles: La Sacerdotisa

 

Para poder interpretar bien los mensajes de las cartas, como hemos dicho, antes que nada, debemos conocerlas bien.

 

La Sacerdotisa es una figura que se relaciona, para empezar, con la diosa Isis, la diosa de la prosperidad. Además, está vinculada con la Luna como astro de referencia, la cual es también cambiante y símbolo de lo femenino, aunque también de lo oculto: la Sacerdotisa también nos aporta el mensaje de los planes ocultos de algunos de los que tenemos cerca.

 

Otras vinculaciones con esta carta son el signo de Escorpio, el elemento Agua, la estación de la primavera y el número 2; número de la dualidad, la mujer y la intuición.

 

Mensajes y consejos de La Sacerdotisa

 

Los mensajes que La Sacerdotisa nos puede hacer llegar son muchos, en función de las preguntas que le queramos hacer.

 

Amor

 

Si estamos preguntando sobre el amor, esta carta nos indica que estamos en una crisis o que pronto la estaremos viviendo. Es muy posible que haya una grave falta de sinceridad y que no confiemos en nosotros mismos lo suficiente. En este caso, nos aconseja tomar decisiones, pero siempre tomándonos tiempo para reflexionar bien y tomando en consideración todos los puntos de vista. Es momento de dejar de lado las conversaciones que no nos llevan a nada y, simplemente, observar. Esperar. Escuchar y analizar. Y reflexionar. Reflexionar mucho y tomar decisiones que, aunque nos puedan costar, van a ser para ir a mejor.

 

Trabajo y dinero

 

En lo relacionado con el trabajo y el dinero, esta carta nos indica que alguien muy cercano a nosotros nos está traicionando o, al menos, no del todo sincero con nosotros. No está jugando limpio y esto va a repercutir de muchas maneras en nuestra posición, tanto económica como laboral. En este caso, es importante seguir el mismo consejo que antes: observar, no hablar mucho y tomar decisiones. Dentro del mismo aspecto, esta carta también nos viene a recomendar que no gastemos en cosas que no son necesarias y que cuidemos de nuestros ahorros e inversiones. Además, y en cuanto al trabajo, nos avisa de la necesidad de no correr a cambiar de empleo o coger el primero que nos propongan. Es importante meditar y tomar en consideración todas las opciones, con sus ventajas y sus inconvenientes.

 

Salud

 

Cuando hablamos de la salud, La Sacerdotisa hace referencia a la necesidad de consultar con varios profesionales. De consular aquellas dudas que nos puedan surgir, así como antes de iniciar diferentes tratamientos. Las segundas o terceras opiniones pueden ser de gran ayuda en este momento. Y, como siempre, valorar bien las opciones.

 

Conocer bien las cartas del Tarot, nos permite entender mejor sus mensajes, así como sus consejos. Por ello, es importante que, ante una situación que se repite, sepamos cómo actuar correctamente. Esta es la única manera en la que podremos mejorar en este aspecto que tanto nos preocupa en la actualidad. O evitar futuros problemas.